¿Cómo mejorar la gestión del correo y reducir nuestros niveles de ansiedad?

El correo electrónico se ha convertido en una herramienta fundamental en nuestro día a día, siendo el lugar al que van destinados todos los comunicados importantes que inciden en nuestra jornada laboral, y teniendo que prestarle una atención especial desde primera hora de la mañana.

Es una herramienta realmente efectiva y que nos ha facilitado la realización de un sinfín de tareas, pero el problema está en que mucha gente pierde mucho tiempo consultado el correo, en ocasiones demasiado, lo que hace que bajen su rendimiento en el día a día y que no puedan aprovechar al máximo su jornada laboral.

Como ya hemos dicho el correo electrónico es una herramienta muy efectiva, pero que nos absorbe demasiado, quitándonos las ganas de trabajar, acabando con nuestra energía, haciéndonos perder la atención, etc. Por ello a continuación te vamos a dar las claves para llevar una gestión del correo eficaz, que no nos quite tiempo y que nos permita optimizar al máximo y disfrutar de todas sus ventajas. Así que resta atención y toma nota, te aseguramos que esto te interesa.

Sácale el máximo partido a tu correo

El principal problema que tenemos con el correo electrónico, es que realmente nadie nos ha enseñado a utilizarlo. Somos completamente autodidactas, lo que ha llevado a que cada uno haya aprendido a su manera y que si comenzó realizando cualquier error, a día de hoy muchos años después, lo seguirá cometiendo con total seguridad.

Hemos adquirido muchos malos hábitos que nos frenan y que no nos permiten rendir como deberíamos y como nos gustaría, como ser lo primero que abrimos al llegar a nuestro lugar de trabajo, no desactivar las notificaciones cuando tenemos que estar concentrados en otra tarea, dejarlo abierto en un segundo plano o estar demasiado pendiente de su actualización.

panico

Debes tener en cuenta que el correo es una herramienta que debe facilitarte tu día a día, y no complicártelo. Por ello nuestra principal recomendación es que no comiences el día con el correo, ya que entonces tendrás muchas posibilidades de entrar en bucle del que después te costará salir.

Empieza la jornada con la tarea más fuerte que tengas programada para ese día, ya que a primera hora será cuando estés más activo y tu mente se encuentre más fresca para trabajar. No eches la vista hacia el correo hasta que la hayas terminado. De este modo habrás conseguido acabar esa tarea tan complicada en menos tiempo de lo habitual, y todo ello sin haber consultado tu correo.

Lo siguiente está relacionado con el tiempo que pierdes una vez comienzas a consultar el correo, y es que posiblemente te lleguen todos los correos al mismo lado (amigos, trabajo, publicidad, etc.), lo que hará que cuando quieras encontrar un correo concreto te cueste. Para reducir los tiempos y ser más efectivo, te recomendamos que apliques diferentes filtros, que te permitan saber dónde acudir cuando quieras acceder al correo que buscas. También eliminar aquellos correos que ya no sirven para nada te será de gran ayuda para despejar tus búsquedas.

También te recomendamos que utilices asuntos específicos que te resulten realmente efectivos y que te permitan encontrar lo que buscas en un tiempo mucho menor. Usa palabras clave que te permitan encontrar el correo rápidamente.

Hay otros muchos malos hábitos y otras muchas soluciones, pero tampoco queremos saturarte ni que pierdas demasiado tiempo leyéndonos, así que mantente atento porque próximamente seguiremos aportándote consejos realmente útiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies