Cirugía estética en verano: Principales ventajas e inconvenientes

Si estás pensando en hacerte una intervención estética en verano, quizá lo deberías de pensar dos veces en esta estación del año y dejarlo para la siguiente.

Tampoco te alertes, el único problema del verano es que los rayos del sol son mucho más fuertes y heridas y cicatrices como las que provocan las intervenciones de cirugía estética, pueden traernos consecuencias como marcas en la piel.  Los rayos del sol son capaces de penetrar hasta en las capas más profundas de nuestra piel. Eesto pasa en cualquier estación, pero en verano es cuando más intensifican su actividad.

Sin embargo, también existen otros factores que nos pueden perjudicar como el cloro de las piscinas, el aire acondicionado o la arena de la playa, por poner ejemplos de los usos y actividad más cotidianas en la estación veraniega.

Aspectos importantes para intervenciones estéticas en verano

Si te haces una operación de cirugía estética en verano, el primer enemigo es el sol y a poder ser, tendrás que evitarlo durante las primeras semanas en su totalidad. 

Una vez que haya transcurrido un tiempo prudencial que en todo caso será el profesional quien lo estime, será entonces cuando nos podremos exponer a él (aunque no de una manera demasiado intensiva). Deberás utilizar siempre una crema solar con un elevado factor de protección que se aplicará en las zonas intervenidas con mayor frecuencia que en el resto de zonas de nuestro cuerpo.

Esto no solamente nos va a proteger del sol, sino que evitará que las heridas se puedan llegar a inflamar por roces o inserción de pequeñas partículas de arena.

Cabe destacar que aquellas pieles que ya están bronceadas se produce un sistema de cicatrización más tardío, incluso llegando a  hipertrofiarse. En el caso contrario, en el de que tengamos una piel blanca, con la protección adecuada, se minimizan los problemas en comparación con los más morenos.

No menos importante es el sudor. Conseguirá que la piel esté mucho más húmeda con el paso del tiempo y que el proceso de cicatrización sea mucho más lento.

Algunas de las operaciones que se suelen recomendar en verano son las blefaroplastias, lo que coloquialmente se conoce como corrección de bolsas, así como las elevaciones de párpados o las mastopexias, elevación de las mamas. La razón de ello es que el proceso de curación es mucho más rápido y que no tienen tanto impacto en verano como lo podrían llegar a tener otro tipos de intervenciones.

Sin embargo, también nos encontramos con otras cirugías que no se recomiendan en absoluto. Por ejemplo, las abdominoplastias o las lipoesculturas. Tampoco se recomienda la fotodepilación para ese periodo de tiempo.

A la hora de ponerte en contacto con una buena cirugía estética Barcelona, Madrid, Valencia o cualquiera que sea tu ciudad, es importante que le preguntes al profesional escogido para la posible intervención quirúrgica, todos los riesgos relacionados con la intervención así como sus beneficios para que no te quede ningún tipo de duda.

Solo de esta manera podrás saber cuándo es el momento idóneo para esa operación de estética que lleva tiempo merodeando por tu cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies